Sin título.
Acrílico sobre tela.
200cm. x 200cm.
2016.

En este último cuadro, las líneas se entrelazan las unas con las otras. Dos meses y medio para terminar una pieza. Voy lo más rápido que puedo. Pero es mucho tiempo. Tengo más espacio para pensar y para ahorrar, este verano, nos iremos de vacaciones.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
200cm. x 200cm.
2016.

Creo que prefiero trabajar los fondos con colores oscuros.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
200cm. x 200cm.
2016.

Todas la líneas salen desde un mismo punto. Cada una de ellas, en su inicio, siguen la dirección de las horas del reloj. La que sale hacia las 2, tiene una desviación, respecto a la anterior, de 30 grados, y así, una tras otra, hasta llegar a las 12.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
200cm. x 200cm.
2016.

Estos recorridos tienen la cualidad de que a parte de seguir una pauta de ángulos abierto abierto cerrado, las distancias de las líneas y las direcciones que van tomando son azarosas.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
200cm. x 200cm.
2016.

Hay cinco puntos repartidos cerca del centro del cuadro. Desde cada uno de ellos, salen tres líneas, su dirección, igual que si fuese un reloj, se dirigen, pasando primero por cada punto, hacia el cuatro, después hacia el ocho y finalmente, al doce. ¿Do you understand or do you need an interpreter?






Sin título.
Acrílico sobre tela.
200cm. x 200cm.
2016.

Esta pintura es una de las más grandes que he hecho. Al ser el tamaño más grande, el efecto del degradado es más fuerte y la sensación de que haya muchos más colores es mayor. No me importaba el efecto que pudiese generar un cuadro, pero ahora que lo he hecho, inevitablemente he de prestarle atención y es ahora un importante factor a tener en cuenta. En estos casos, el tamaño sí que importa. También rescato en estos últimos esa parte más intuitiva que tiene por lo general la pintura más clásica en toda su construcción, tanto de líneas como de colores. Vuelve a ser importante la composición. Creo que en estos logro obtener un equilibrio más acertado entre la parte subjetiva y objetiva de la pintura y creo que este camino es más adecuado. Todo sigue muy calculado pero también dejo la entrada al azar, que no quiere decir error.






Daucus carota.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
100cm. x 100cm.
2016.

Mientras pinto, siempre tengo un trozo de tela en el suelo. Encima de esta, va cayendo pintura de cada uno de los cuadros que voy realizando. Poco a poco, la suela de mis zapatos y la suciedad que hay en ellos, contribuyen también a generar la obra. Una vez que ya casi no se distinguen el piso del algodón, lo retiro y lo monto en un bastidor. Para los nombres, quería encontrar algo en común entre todos ellos: mismos colores, mismos pétalos, misma zona geográfica… finalmente me decido, quiero que cada una empieza por una de las distintas letras del abecedario. Una vez pinté un bodegón, de la izquierda a la derecha, los objetos estaban ordenados alfabéticamente, este cuadro, lo tiene ahora Adrián Montenegro.






Pericallis 'sunsenereba'.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
100cm. x 100cm.
2016.






Nertera granadensis.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
40cm. x 40cm.
2016.






Helianthus grosseserratus.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
40cm. x 40cm.
2016.






Lupinus texensis.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
40cm. x 40cm.
2016.






Jatropha podagica.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
40cm. x 40cm.
2015.






Eupatorium rugosum.
Serie flowers. Sempre he volgut tenir un Ignasi Aballí.
Mixta sobre tela.
20cm. x 20cm.
2015.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Introduzco la forma circular y nuevas reglas de construcción.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Aunque aparentemente mis piezas podrían parecer desordenadas, en ningún momento dejo nada al azar.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Puede parecer que la foto la haya hecho un tipo sin mucha idea de fotografía e iluminación. Pero en este cuadro, una linea está compuesta por varios tonos. Gracias a este cambio, con los mismos planos que en obras anteriores, consigo provocar la sensación de que hay muchos mas colores.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

El color de las líneas en según qué pieza, responde o no a un orden: como también en otras anteriores, puede que estén ordenados alfabéticamente empezando por la inicial de un color con letra A, siguiendo con las siguientes hasta terminar con alguno próximo a la Z, y al revés, de Z a A. Las combinaciones son infinitas. 






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Cada vez he ido logrando agilizar el tiempo de construcción. Al principio, perdía tiempo por tener que reparar la pintura una vez acabada, debido a las constantes imperfecciones que, por falta de control, provocaba. También las herramientas no eran las más adecuadas. Pero hasta el momento, en esta parte de trabajo, sigo aprendiendo y cada vez soy mas y mas perfeccionista y ágil.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Imagina que puedes entrar dentro de mis cuadros!






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Se parece a mi madre.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

No me interesa hacer estos cuadros por ordenador, no tiene ningún sentido, como ya he dicho, me interesa agilizar el tiempo de construcción de estos, pero no quiero ser inmediato. Este tiempo, en el que llega un momento en el que ya no se puede ser más rápido, es también un espacio de pensamiento, son momentos muy necesarios en los que uno ya está pensando en las próximas piezas y en muchas otras cosas más. Pinto.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2015.

Cuando aterricé en Ciudad de México y salimos a la calle, quedé sorprendido por todo el caos: coches por todas direcciones. A pesar de todo aquel desorden, aquello funcionaba perfectamente, era sorprendente. Aquí en Barcelona todo parece ordenado y en su sitio, pero a la que se produce una pequeña interferencia, todo es un caos. El día que nieva el aeropuerto adiós, si llueve, el tráfico es un caos…






Sin título.
Acrílico sobre tela.
150cm. x 150cm.
2014.

Estas líneas son el resultado de los espacios anteriores y la verdad es que aún no se muy bien cómo he llegado hasta ellos. Igual que la mayoría de veces soy muy rígido y todo ya está predeterminado antes de formalizar una pintura, en otras, también me permito inventar nuevas reglas o códigos que por ninguna razón obedecen a criterios lógicos y ayudan a que la pintura siga su camino y pueda evolucionar por el camino menos racional. Sólo con la imaginación he podido poner un resultado, el que fuese, a la ecuación. Estos espacios a veces eran pequeños y de un solo elemento, otras, formaban figuras entre la unión de ellos. Quise hacer un aumento de estos vacíos y las líneas aparecieron. Estos recorridos nunca pasan dos veces por el mismo punto antes de hacer la vuelta entera.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
150cm. x 150cm.
2014.

Cada vez he ido logrando agilizar el tiempo de construcción. Al principio, perdía tiempo por tener que reparar la pintura una vez acabada, debido a las constantes imperfecciones que, por falta de control, provocaba. También las herramientas no eran las más adecuadas. Pero hasta el momento, en esta parte de trabajo, sigo aprendiendo y cada vez soy mas y mas perfeccionista y ágil.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
50cm. x 50cm.
2014.

Serie de 16 cuadros con 3 combinaciones aleatorias de distintos colores. Juntos, formaban una pieza de 2 metros por 2 metros.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
150cm. x 150cm.
2013.

Mi pintura generalmente está siempre muy programada, debajo del color hay números y esquemas. Todo está calculado y todo está en el lugar que debe. No dejo que el azar forme parte del cuadro aunque muchas veces, a primera vista, este estado caótico es el primero que se ve.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
150cm. x 150cm.
2013.

Este cuadro está separado por cuatro espacios que guardan relaciones entre sí y siguen distintos órdenes de construcción.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2013.

En el pasillo del aeropuerto todos están revueltos, unos van por arriba y otros por abajo, de derecha a izquierda. En los laterales, ya están haciendo cola para facturar el equipaje.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2013.

En este, la disposición azarosa, ha generado un laberinto. El camino que debes de seguir en un laberinto para encontrar su espacio central, es siempre ir hacia el primer giro de la parte izquierda del camino. Cuando los malos destruyan los libros y el arte del planeta, cuadros aparente inofensivos guardarán parte de la literatura dentro de ellos, protegiéndola.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
150cm. x 150cm.
2013.

Aquí los coches están, pero ahora todos cubiertos por el mismo color. Solo vemos los espacios entre ellos.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
150cm. x 150cm.
2013.

La disposición azarosa de los rectángulos y los espacios en algún momento dentro del infinito podría generar una forma que guardará un parecido con algo que nos es familiar. Este diseño ha sido provocado pero al largo de mucho tiempo, podría haber ocurrido. Lo que no ha sido programado es la palabra puta que podemos leer del revés en la esquina de arriba. Llámame puta.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2013.

El plátano."Se construye un edificio, este es el más alto y robusto del mundo, es el más fiable y puede aguantar lo que sea, sus estructuras son las más resistentes y dúctiles, hechas con el mejor acero, pueden soportar y afrontar cualquier tipo de problema que pudiera surgir… yo, soy los dos grados de temperatura de menos o de más que suben en ese territorio, creando la humedad y las condiciones climáticas perfectas para dar vida a un nuevo parásito al que no se tenía en cuenta, ya que tal elemento no existía. Éste, oxidará, debilitará su esqueleto y finalmente, lo hará caer."






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2013.

Todos los rectángulos estan ordenados igual, menos ahi arriba a la derecha, donde hay un de mas y uno de menos.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
100cm. x 100cm.
2013.

Este forma parte de una pequeña serie de cinco cuadros. Los coches también han sido cubiertos por un mismo color dejando sólo a la vista los espacios. Entre ellos existen relaciones de áreas que ocupan unos y otros y cómo se relacionan entre todo ellos. Partes ocupadas por el doble del espacio no ocupado y otras reglas.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Hay una larga cola de cuadrados, ordenados según el color, en total, seis, que se repiten una y otra vez. Forman una larga cola que ocupa todo el cuadro, en zigzag. Hacia el final, estos pasan por debajo de un rectángulo más grande y, una vez fuera de este, salen con un plato de paella, el arroz, es amarillo, por el colorante. Una vez hicieron un comentario en internet del restaurante en el que decían que ésta no era una auténtica ya que no tenía el tono amarillo, que el grano era marrón y no quedaron contentos. Cuando coje ese colorido es por que primero se ha hecho un buen sofrito con ajo, cebolla, pimiento verde, tomate y algo de perejil. Este, a medida que se va pochando va cojiendo esta tonalidad oscura. Por otro lado, el caldo, de ajos, tomates, cangrejos y cabeza de rape también ayuda a que tenga esta coloración. Existen muchas recetas para hacer la paella, los más estrictos tienen muy claro cómo ha de ser un arroz y otras recetas, y en este caso, ponen colorante, pero en cada casa tienen su truco y de verdad que este cereal, hecho en parte, con estos ingredientes, es bueno de cojones, aunque te saltes las malditas reglas. Hay paellada popular, regalan la comida y los cuadrados estos hacen una larga cola para paella gratis






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

No me importa si la gente puede ver o no que normas uso para elaborar los cuadros. Podría parecer que son fruto del azar, pero cada cosa está ahí por un motivo. Si cometo un error algunos dicen que no pasa nada, que ni se nota, pero a mi me provoca malestar, creo que soy un maníaco y todo ha de estar en su sitio. Me irritan mucho las interferencias no provocadas, aunque en algun momento sigan algún tipo de complejo patrón. Carles una vez pudo ver orden y sentido dentro de este aparente caos.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Desde normas básicas hasta reglas complejas, todas ellas me sirven para originar distintos desordenes.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Que dices! Que sabras! Te digo que no es el número pi! Si lo he hecho! Esto no es el número pi, esto sigue otro patrón: el de los números primos!< Que dices!  Mira ( empieza a escribir números y pequeñas operaciones ), lo ves? Ostia! Es verdad! De cuadros así, hice varios que siguen diferentes pautas y normas, como estaban mezclados, ya no me acordaba que era uno y que el otro






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Este ya esta vendido.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Cada cuadro tiene algo del anterior no sólo porque hay una línea contínua conceptual entre ellos, los colores también son siempre los mismos con variaciones. Una vez estaba haciendo un cuadro, en ese caso, todo el rato la secuencia era la misma: el mismo elemento se repite una y otra vez. A la mitad de la pieza, me quede sin el mismo color y por mucho que lo intentara, me resultaba imposible repetir la misma tonalidad, así que compré un tupper grande y lo llene hasta arriba de pintura, este problema, no lo he vuelto a tener. Cuando estos botes se están acabando, vuelvo a rellenarlos






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Hay tres colores y seis maneras distintas de combinarlos:
1,2,3.
1,3,2.
2,1,3.
2,3,1.
3,1,2.
3,2,1.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Desde la ventana de la facultad se ve el parking donde los coches aparcan como les da la gana, puestos de cualquier manera. Si estos estuviesen ordenados, es bastante probable que hubiese más espacio para otros que se quedan fuera. Hay cuatro colores distintos para cada rectángulo, cada uno de ellos nunca tiene a uno de su mismo color a su lado, si eso ocurriera, se separan por un espacio. Los espacios tienen otro tono, el quinto y nunca son de un tamaño superior al de los cuadrángulos






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Muy buenas! Tienen naranjas?
Muy buenas!
Muy buenas! Tienen naranjas?
Muy buenas!






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Todos son espectadores de la matanza ordenada en el estadio de fútbol.






Sin título.
Acrílico sobre tela.
148cm. x 113cm.
2012.

Seguro que los atontados tienen el mismo puto sofá turquesa. La televisión o prensa rosa en España es pura basura, programas sensacionalistas e idiotas hablando de porqueria variada, seguro que la gente que ve esta mierda vota al partido popular. Aquí cambiaron un programa de noticias dirigido por Iñaki Gabilondo para poner un proyecto de estos, ya que no tenía suficiente audiencia. Las personas de forma cuadrada y color amarillo están viendo mierdas rosas en su televisión.